Un acercamiento a la sociedad informacional y la comunicación.

Nueva economía, sociedad informacional y educación.

Diana Santana J.

Una reflexión sobre el futuro de la educación a distancia
La travesía de la era postindustrial a la era de la información ha puesto en el escenario organizativo nuevos retos para las transformaciones socioeconómicas, tecnológicas, educativas y toda la estructura de producción. La expansión de las TIC nos hace contar con “máquinas capaces de procesar y transmitir informaciones en espacios de tiempo cada vez más breves, en un lenguaje propio e interactivo a partir del principio de convergencia tecnológica” (Gómez Mont, 2000) que han impulsado aún más las corrientes expansionistas comerciales ya iniciadas en el siglo XVII. (Thompson, John B., 1998, pág.74) y que demandan un nivel de conocimientos que va influyendo en la competencias básicas a tener en cuenta.
El paso de la producción en serie a la producción por demanda ha exigido flexibilidad al sistema productivo y educativo; el fenómeno de la mundialización expresado en la globalización económica ha generado verdaderas transformaciones en las demandas mundiales y en la difusión de las TIC, siendo según Martínez Argüelles, los principales determinantes del proceso de cambio que están experimentando las organizaciones contemporáneas desde finales del siglo pasado. (Martínez Argüelles, 2007, pág.7) Adicionalmente, la evolución de las redes descrita por Castells (2004), aunque gradual al ritmo de la historia de las instituciones, el comercio y la técnica, ha exigido la transformación a organizaciones de tipo redes organizativas o virtuales, más horizontales, más planas, flexibles e inteligentes.

Martínez citando a Wittington y Meyer, en su segundo apartado sobre los factores determinantes del proceso de la transformación organizativa menciona cómo la competencia comercial, las tic, la economía del conocimiento y la globalización han logrado orquestar con la conformación de redes, organizaciones virtuales, horizontales y por proyectos, que hoy día las organizaciones sean planas, flexibles e inteligentes. Significando con esto la nueva valoración del conocimiento, del intelecto en diferentes actividades de producción de la organización.
La Educación como institución y organización, no que da exenta de estos cambios, muy por el contrario, los cambios en los aspectos de la vida con las tecnologías y su naturaleza, han llevado no sólo a reestructurar la visión institucional, organizativa, laboral en las escuelas sino que dentro de sus concepciones han hecho presión para que desarrollen cambios rápidos y signficativos en la concepción de la Educación a Distancia. (Moore, p. 7).

Teniendo en cuenta todos estos antecedentes, y la situación de transición de nuestras sociedades hacia la Sociedad Informacional, los tentativos avances que pueden plantearse frente a la Educación, en primera instancia se basan en los valores de esta sociedad basada en la individuación, la autonomía, innovación, adaptabilidad y la flexibilidad. (Castells, 2007; Carnoy, 2000; Berner, 2007). Dichos valores son retomados y proyectados en los modelos de educación a distancia de Wedemeyer y Moore, al igual que en todas las tendencias registradas hasta el momento en otros modelos como en los planteados por Knowles, Perraton, Keagan, Semonson y Scholsser.(Moore)

Teniendo este punto de partida, las proyecciones hacia el futuro de la educación que pueden realizarse, se orientan en esas mismas direcciones: “una reestructuración radical de las instituciones educativas” (Peters, 2002 cit. Bates). Igualmente, sin llegar al radicalismo de Noble, la automatización y la comercialización influyen en la generación de modelos guiados casi de autoaprendizaje, en los cuales puede igualmente contarse con un “seguimiento” que en las instituciones podrá manejarse casi a la manera del teletrabajo por parte de los docentes, quienes “garantizarán el servicio” y actuarán en su rol de mediación.

Dado que el sistema de trabajo flexible requerido por las empresas de la Sociedad de la Información, la educación deberá ser el ejemplo de flexibilidad ya que se requiere dar respuesta a horarios variables, muchas de las formaciones responderán a necesidades puntuales de las empresas mediante modalidades b-learning. Con ello afirmo que las empresas entrarán de lleno en el mercado de la educación, para generar los conocimientos que según las tendencias y requerimientos innovadores sean convenientes para su desarrollo, generando un espacio de competencia nuevo entre las instituciones sociales y las comerciales.

Los diplomas serán cada vez más especializados por lo cual, a pesar de que la educación virtual da la oportunidad de dar mayor cubrimiento y cobertura, no habrá una democratización verdadera del conocimento puesto que la Sociedad Informacional requiere aprendizajes y competencias tan específicas, que llegar a ellos requerirá de una alta inversión de tiempo y dinero.

Como bien lo afirman Hartman y Truman Davis (cit. Bates) el modelo Tienda en el uso de cursos de aprendizaje digital demandará a los equipos de desarrollo de materiales y a las organizaciones, empresas e instituciones un alto nivel de producción altos niveles de comercialización para mantener sus puntos de equilibrio y llevar a la enseñanza superior con garantías de calidad, difundiendo en sí misma el modelo informacional y multiplicando la estructura de pensamiento digital cada vez a más sectores de la población, al igual que coadyudando a la consolidación de la penetración tecnológica en todos los sectores de las sociedades.

A pesar del tono de resistencia que pueda visualizarse en ésta puesta en perspectiva, es innegable que el desarrollo de llamado “aprendizaje electrónico” transformará las mentalidades y roles de la sociedad, y por supuesto de los maestros y estudiantes ya que el modelo de interacción y multimedialidad es innegablemente una fortaleza, a ser usada en las nuevas tendencias que además de enriquecer la presencialidad, lograrán llevar la educación a quienes cuenten con la señal y la técnica para emprender la experiencia digital de aprendizaje, sin depender de las variables de espacio-tiempo, generando un verdadero esquema de inclusión.

Bibliografía

Bates, Tony. (2006). El aprendizaje virtual en la educación post-secundaria, en Castells, Manuel. La Sociedad Red:Una visión global. Madrid: Alianza Editorial.

Benner, Chris. (2006). El trabajo en la sociedad red: Lecciones de Silicon Vallley, en Castells, Manuel. La Sociedad Red:Una visión global. Madrid: Alianza Editorial.

Castells, Manuel (2004). La Sociedad Red: Una visión global. Madrid. Alianza Editorial.

Gómez Mont, Carmen. (2000) Revolución tecnológica: un nuevo paradigma para la comunicación en Revista Signo y Pensamiento Nro 36. Bogotá. Pontificia Universidad Javeriana. P. 11-18.

Martínez Argüelles, María Jesús. (2007) La Empresa en la sociedad del conocimiento. FUOC. Barcelona.

Moore Grahame, Michael. () La Educación a distancia en los Estados Unidos: estado de la cuestión. Fundación UOC:UOC. Disponible en: http://www.uoc.edu/web/esp/art/uoc/moore/moore.html

Thompson, John B. (1998). Los media y la modernidad: Una teoría de los medios de comunicación. Madrid. Paidós Editorial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: